© 2018 by Ordo Invictus. Diseñada por Turid Osmod. Fotografia: Battlefilm Studio

Patrocinadores y Colaboradores:

☢️ Lo acontecido en El Cruce en Paradise I ☢️

Bajo el dominio de La Alcaldesa El Cruce se mantenía seguro y prolífero, protegiendo a los civiles y con una relación cordial con Motorheads y Moradores del yermo; el asentamiento recibía Errantes de cuando en cuando, y aunque absolutamente controlados y monitorizados por la alcaldesa y sus fieles Praetorian, los supervivientes podían realizar tratos e intercambios para continuar su camino. Sin embargo tras acabar con el asentamiento de la vía un grupo de Solar Rebellis se dirigió hacia el cruce, donde entablaron una alianza con los últimos Spartans de la zona y tomaron el cruce por la fuerza, provocando la destrucción de gran parte del mismo.

 

La Alcaldesa fue asesinada, junto a gran parte de su equipo de gobierno, decenas de civiles y Motorheads, así como muchas bajas dentro de los propios Solar Rebellis y Spartans.

Los Praetorian supervivientes del ataque huyeron de El Cruce, aun nadie sabe a dónde, nadie sabe cómo, pero dejando tras de sí algún rastro de información que sólo algunos habían podido averiguar.

Hace cuarenta años el sol sufrió una explosión solar en su corteza, repentina y brutal, que alcanzó de lleno a la tierra, fundiendo en gran parte su atmósfera y por consecuente alterando toda la biodiversidad de la tierra, cambiándola irremediablemente para siempre, llevando a la raza humana al límite de su extinción y a la desaparición de muchas especies, tanto animales como vegetales. a partir de ese momento los ecosistemas comenzaron a deteriorarse.

los ínfimos supervivientes de la población humana luchan a la desesperada por sobrevivir en una sociedad brutal y disgregada, compitiendo entre ellos por los escasos recursos que la agonizante tierra puede ofrecer. 

 

La exposición continuada a la potente radiación del sol, sin la protección completa de la atmósfera, ha reducido la esperanza de vida drásticamente, generado enfermedades letales para humanos, animales y plantas. Las insolaciones Se convirtieron en algo casi inevitable, cuyos síntomas se multiplicaron en gravedad. Fiebres, vómitos, convulsiones que llevarían a ampollas y deterioro de la piel acabaron con muchas vidas.

Muchos se separaron de los núcleos civilizados para buscar su propia supervivencia, otros se refugiaron en poblaciones pequeñas. Sin embargo lo que todas las poblaciones tenían en común era la necesidad de Resinilgan, una medicación en forma líquida que aplicada sobre la piel protegía de las radiaciones. 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now